Sexo Oral y la voluntad de Dios

Al igual que el sexo anal, el sexo oral provoca muchas discusiones entre los creyentes. Hay quienes piensan que el sexo oral es antinatural debido a que Dios no creó nuestras bocas para ser usadas de esa manera. Otros asocian el contacto oral-genital con depravaciones sexuales como las de Sodoma y Gomorra. Ninguna de esas posturas tiene sustento en las Sagradas Escrituras. Y no solo eso, sino que el sexo oral tiene beneficios importantes para los cristianos: Es un método anticonceptivo natural y una alternativa para contacto premarital para aquellos que han decidido conservarse castos hasta el matrimonio.

No existe ningun pasaje en la Biblia que prohiba mantener contactos orales-genitales. También sabemos que el sexo oral ha sido erróneamente clasificado como sodomía y como un pecado sexual de Sodoma y Gomorra, lo cual es un argumento inválido ya que los pecados de estas ciudades fueron específicamente la homosexualidad y el sexo no noncensuado por ambas partes. No hay manera de compararlo con el sexo oral o con relaciones sexuales que tienen como fin el placer mutuo. Por otra parte, la Biblia contiene varias referencias al sexo oral, algunas en un lenguaje poético y algunas otras son mas explícitas.

En las discusiones cristianas sobre el sexo oral, frecuentemente se cita a los Cantares de Salomón como un ejemplo alusivo al sexo oral:

Cantares 23
Como el manzano entre los árboles silvestres,
Así es mi amado entre los jóvenes;
Bajo la sombra del deseado me senté,
Y su fruto fue dulce a mi paladar.

Mientras que este pasaje se refiere a la felación, el siguiente texto puede leerse como una metáfora para el cunilingus:

Cantares 416
Levántate, Aquilón, y ven, Austro;
Soplad en mi huerto,
despréndanse sus aromas.
Venga mi amado a su huerto,
Y coma de su dulce fruta.

Y una vez mas, los Cantares de Salomon instan a los amantes a comer y beber libremente del cuerpo de su pareja:

Cantares 51
Yo vine a mi huerto, oh hermana, esposa mía;
He recogido mi mirra y mis aromas;
He comido mi panal y mi miel,
Mi vino y mi leche he bebido.
Comed, amigos; bebed en abundancia, oh amados.

Estas lecturas de la Biblia pintan el acto del sexo oral como algo tan natural como comer y como una expresión de gozo, amor, pasión y compartimiento sexual entre un hombre y una mujer.
También en el Nuevo Testamento, encontramos pasajes interesantes:

1 Corintios 733
pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer.
34 Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella.
La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor,
para ser santa así en cuerpo como en espíritu;
pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo,
de cómo agradar a su marido.

Aquí vemos como la instrucción es clara, la pareja debe hacer todo lo posible por agradar al otro, por lo que se puede interpretar que practicarle sexo oral es parte de el trabajo que el Señor manda. Esto implica que el sexo oral entre un hombre y una mujer es aceptable, sino que es un mandamiento, y como veremos a continuación, incluso la Biblia proporciona reglas mas específicas en cuanto a la culminación del sexo oral.

Muchos de nosotros conocemos la historia bìblica de Onan, que peco contra Dios al dejar que su semilla cayera al suelo:

Genesis 389
Y sabiendo Onán que la descendencia no había de ser suya,
sucedía que cuando se llegaba a la mujer de su hermano,
vertía en tierra, por no dar descendencia a su hermano.
10 Y desagradó en ojos de Jehová lo que hacía,
y a él también le quitó la vida

Este pasaje tradicionalmente se ha asociado con la masturbación, pero, una lectura mas detallada nos muestra que este escenario nada tiene que ver con ella. Onán no se masturbaba, el tenía relaciones sexuales con su cuñada (y hay una buena razón para que lo hiciera en los planes de Dios). Su pecado fue practicar el coito interrumpido y eyacular en tierra en lugar de hacerlo dentro de la cavidad de su cuñada, para no embarazarla.

El hubiera podido fácilmente evitar la ira de Dios (y su muerte) si tan solo hubiera dejado que la mujer le hiciera sexo oral y se hubiera tragado su semen. Esto hubiera evitado que ella se embarazara y también hubiera evitado que su semilla de derramara en tierra y ofendiera a Dios.
El caso de Onan nos hace preguntarnos ¿Entonces es malo derramar en tierra el semen?
El Antiguo Testamento clasifica ese acto como impuro y desagradable para Dios:

Levítico 1516
Cuando el hombre tuviere emisión de semen,
lavará en agua todo su cuerpo, y será inmundo hasta la noche.
17 Y toda vestidura, o toda piel sobre la cual cayere la emisión del semen,
se lavará con agua, y será inmunda hasta la noche.

Como vemos claramente, eyacular sobre uno mismo o sobre la ropa provoca contaminación que requiere trabajo de expiación del pecado y arrepentimiento. Obviamente una manera sencilla de evitar que el semen se desparrame y permitir que tu pareja te practique una felación y se trague la emisión. De hecho, a la luz de este pasaje, practicar sexo oral hasta su finalización y despues escupir la emisión de semen resulta algo impensable por el daño que provoca.

De la misma manera que tragar el semen es una manera de prevenir el desperdicio, también tiene sus beneficios espirituales, como veremos a continuación.

En el siguiente pasaje, Jesus habla con la mujer de Samaria acerca de su regalo de agua viva

Juan 410
Respondió Jesús y le dijo:
Si conocieras el don de Dios,
y quién es el que te dice: Dame de beber;
tú le pedirías, y él te daría agua viva.11 La mujer le dijo:
Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo.
¿De dónde, pues, tienes el agua viva?
12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob,
que nos dio este pozo, del cual bebieron él,
sus hijos y sus ganados?
13 Respondió Jesús y le dijo:
Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed;
14 mas el que bebiere del agua que yo le daré,
no tendrá sed jamás;
sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.
15 La mujer le dijo: Señor,
dame esa agua, para que no tenga yo sed,
ni venga aquí a sacarla.
16 Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá.

“Agua viva” en este contexto se refiere al semen, que literalmente es el líquido que da vida. Como Jesus lo indica, beber el “agua viva” provee satisfacción espiritual para el alma. Cuando la mujer le pregunta a Jesus donde puede obtener esa “agua”, Jesus, conocedor y respetuoso de la Escritura, le dice claramente que vaya por su marido, para que le la instruya sobre como hacerle una felación y trague su “agua”.

Como conclusión, podemos decir que la Escritura sostiene y promueve los actos de sexo oral entre una pareja heterosexual. Aun mas, la Biblia especificamente ordena que la felación se complete y que la mujer trague el resultado del orgasmo masculino. Esto previene que la semilla se desparrame, lo cual es una afrenta para el Señor, y también proporciona un beneficio espiritual para la mujer.

El sexo oral tiene el beneficio adicional de prevenir embarazos no deseados y ayuda a la pareja a satisfacer sus deseos sexuales al mismo tiempo que mantiene su castidad hasta el matrimonio. Por estas razones, todas las parejas cristianas pueden sentirse cómodos al incluir el sexo oral como parte de su vida sexual de acuerdo a la voluntad de Dios.

Por Chanate.

Links relacionados con el tema:
http://www.sexinchrist.com/
http://www.blog.com.mx/religion/porno-para-cristianos
http://www.blog.com.mx/debrayes/te-alabamos-senor/
http://www.blog.com.mx/religion/nueva-iglesia/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: